Felix Molina, February 22, 2022

Dublin Core

Title

Felix Molina, February 22, 2022

Description

Felix Molina recalls his early life growing up in Rio Piedras, Puerto Rico, fighting against Latino discrimination and for non-discrimination laws in the Lehigh Valley, and creating space for the Latino community.

Date

2022-02-22

Format

video

Language

Spanish

Identifier

LGBT-26

Oral History Item Type Metadata

Interviewer

Laura Mercedes

Interviewee

Felix Molina

Duration

00:45:17

OHMS Object Text

5.4 February 22, 2022 Felix Molina, February 22, 2022 LGBT-26 LVLGBT Lehigh Valley LGBT Community Archive Collection Muhlenberg College: Trexler Library Oral History Repository Support for the collection of this interview was provided by the American Council of Learned Societies (ACLS). Felix Molina Laura Mercedes 1:|11(8)|36(6)|50(9)|63(3)|75(2)|86(4)|96(7)|108(10)|119(12)|130(9)|140(8)|150(12)|162(13)|173(10)|184(5)|197(18)|209(2)|219(5)|230(4)|242(3)|253(1)|262(2)|277(2)|287(10)|298(14)|309(12)|318(15)|328(7)|336(7)|346(4)|356(1)|366(13)|374(6)|386(8)|395(11)|409(4)|417(3)|426(11)|436(7)|447(3)|458(1)|468(8)|482(1)|494(5)|508(2) 0 https://youtu.be/ig296ba1Ojw YouTube video Spanish 18 Interview Introductions LAURA MERCEDES: My name is Laura Mercedes, and I am here with Felix Molina to talk about his life and experiences in LGBT organizations in the Lehigh Valley as part of the Lehigh Valley LGBT community oral history project. Our project has funding from the American Council of Learned Societies, and we are meeting on Zoom on February 22nd, 2022. Thank you so much for your willingness to speak with us today, Felix. To start, can you please state your full name and spell it for me? Félix, gracias por estar aquí hoy. Para comenzar, por favor ¿puede decirme su nombre, apellido y deletrearlos? FELIX MOLINA: Okey, mi nombre es Félix Molina. Mi nombre es F-E-L-I-X, Molina, M-O-L-I-N-A. 136 Early Years of Life LM: Muy bien. Pues, para comenzar, ¿me puede contar sobre los primeros años de su vida y describir su niñez? FM: Bueno, yo nací en Río Piedras, que ahora pertenece a San Juan, aquí en Puerto Rico. Tuve una niñez muy feliz. Desde pequeñito, sabía que era gay. Como a los 10 años, 10 a 12 años, trataron de sobornarme ; me dijeron que tenía que pagar dinero, si no, le iban a decir a mi familia que yo era gay. Yo dije, “Pues no, yo no voy a pagar nada, así que yo se lo diré a mi familia.” Me senté con mi familia — nosotros siempre comíamos todos juntos — y les dije, “Bueno, quiero decirles algo: yo soy gay. Si me aceptan, bien, y si no, pues seguiré, pero yo no voy a cambiar mi vida por nadie. Éste soy yo, así que está bien.” Mis papás me dijeron, “Eres nuestro hijo, comoquiera te queremos.” Mi hermano me dijo que ya lo sabía. Quedamos así más o menos. 284 Representing Puerto Rico &amp ; Speaking at the NYC Pride Parade / Moving to the United States FM: Le invitan a ella y a mí a representar a Puerto Rico en la parada gay de Nueva York. Mi primo estaba enfermo con SIDA en ese tiempo y yo fui entonces para allá para verlo a él y participar de la parada. Y me pusieron en el station, me dieron el micrófono para que hablara. Y dije, “Bueno, parece mentira de que yo tuve que venir de Puerto Rico a visitar a mi primo, que él tiene tantos amigos aquí, y ninguno habéis ido a visitarle al hospital, teniendo tanto miedo por esta enfermedad que nos está afectando además a muchos de todos nosotros. Tenemos que dejar el miedo y venir y estar nuevamente juntos como hermanos que somos y hacernos procurar uno con el otro.” 399 Facing Puerto Rican Discrimination in the Lehigh Valley / Fighting Discrimination Laws in Allentown FM: Cuando llegué a Bethlehem, me di cuenta de que a los puertorriqueños los maltrataban. Definitivamente, discriminaban mucho por los acentos y por qué eras. Pero, más que todo, los mismos puertorriqueños discriminaban más a los puertorriqueños. Yo estaba en una tienda de espejuelos y había una -- yo estaba en la parte de atrás y vino una señora, “Ah, estas personas deben ponerles otro sitio de que estén esperando, que no pueden estar al lado de uno, que si esto y lo otro, que si me están haciendo -- yo estoy muy nerviosa aquí.” Y la gerente dijo, “¿Él la ha molestado en algo?” Y ella, “No, pero su presencia nada más me molesta, y esto y lo otro, que no voy a estar si no, pues que yo no vengo más aquí.” “Pues si no quiere venir, no venga, pero él está muy bien y lo vamos a atender a él.” Voy, se lo digo a mi amigo, y en vez de darme la razón, me dice, “Sabrá Dios si tú estabas gritando o con la voz tuya intimidaste. Está tu forma de ser, que esto y lo otro.” Pero la verdad es que nosotros mismos nos tiramos a nosotros mismos. Yo no dije nada, yo no estuve haciendo nada y hasta la misma gerente de la tienda lo vio. O sea que definitivamente no fue que yo estaba haciendo absolutamente nada malo. 696 Experiences as President of the Puerto Rican Parade FM: Y esta vez, sí, pasó por los miembros que estaban y fue un éxito. En ese tiempo estuve también como presidente de -- bueno, antes de ser presidente de la parada puertorriqueña, estaba como miembro. Y había mucho desorden después que se acababa la parada, porque había parada por la Hamilton, parábamos en la -- en aquel día, hacíamos una -- tocaban unas fiestas y unas cosas y esto y lo otro, y ya a las cuatro se paraba de cantazo y todo el mundo para su casa. Y estaban ya todo la gente con la ansia revuelta y lo que hacían era que empezaron entonces a revolucionar los carros y estar caminando y gritando porque querían más fiesta y todo. Y no se hacía más nada. Y tuvimos bastantes problemas porque decían que se iba a eliminar. Los antiguos miembros de la parada dijeron que como castigo a los puertorriqueños, iban a parar la parada un año. Y dije, “No. A los puertorriqueños no se les tienen que castigar. Y si se para por un año, va a ser más difícil para volver poder a hacerla nuevamente.” 1067 Working with the Pennsylvania Statewide Latino Coalition (PSLC) / Other Jobs FM: Durante estaba en eso, cambié a PSLC, Pennsylvania Statewide Latino Coalition. Y ahí tuvimos unos guardias de Pensilvania, de Filadelfia, atacaron a un latino y le apretaron tanto la medalla en el pecho que se la incrustaron dentro del pecho y lo mataron. Y cuando fuimos a ver -- eso fue en Shenandoah. La cosa era mucho más mala de lo que parecía. Estaba dentro la policía, la gente de la policía, el juez, el alcalde. Todos estaban incluidos dentro de esa trama en contra de los latinos. Y los White Supremacy estaban dentro. Cuando nosotros vamos, vamos en un grupo, esto y lo otro, estaban detrás de nosotros persiguiéndonos. Yo me eché a reír en una porque ellos se estaban escondiendo y tratando de mirar para dónde yo me había ido y yo había corrido por la parte de atrás y yo estaba ahora detrás de ellos. Yo les dije, “Hola.” Y cuando miraron y me vieron atrás, dieron un brinco. “Ah, ¿qué usted está haciendo aquí? Que usted no puede venir aquí sin pedir permiso.” Y yo digo, “Que yo sepa, esto es Estados Unidos y es un país libre, así que yo puedo venir.” Y el mismo representante, el council viene y me dice a mí lo mismo. Y da la casualidad que me lo dice frente al agente federal. El agente federal le dije, “Déjeme unas palabritas con usted, porque aquí no hay que pedir permiso para venir a su ciudad y esta no es su ciudad ; esto es ciudad de Estados Unidos y vamos a chequear.” 1248 Moving Back to Puerto Rico FM: De ahí, estuve un tiempo trabajando en diferentes casos de daños civiles a los latinos y también a los que no eran latinos, solamente eran prejuicios sencillamente porque eran pobres o porque eran gais. Y estuve bastante con una compañía de abogados. De ahí, me dije, “Okey, ya está bien de tantas cosas.” Me vine para -- mis padres estaban un poco más enfermos, ya mayores. Así dije, “Déjame irme para Puerto Rico a estar junto con ellos,” y decidí venirme para acá hace ya como 12 años que estoy acá. Estoy en Caguas. Estoy tranquilo. Estoy disfrutándome mis viejos, estoy junto aquí. Y extraño mucho todavía porque yo estaba metido -- yo, en un tiempo, estuve hasta en 10 organizaciones a la misma vez y trabajando en todas los diferentes cosas, y ahora no estoy haciendo nada. 1366 Relationship between the Latino Community and the LGBTQ Community in the Lehigh Valley / Being Latino LM: ¿Cómo usted vio la relación entre la comunidad latina y la comunidad LGBTQ aquí en Lehigh Valley cuando usted estaba aquí trabajando con estos dos aspectos, con estos dos --? FM: Bueno. Yo la vi bien. No sé si era que a mí -- yo me di a respetar mucho. Yo en todos los sitios me hacía respetar y todo el mundo sabía que yo era gay. O sea, yo iba y puse la parada, puse que estaba la carroza gay, teníamos el día gay, que íbamos a la discoteca, que íbamos y salíamos y todas las cosas. Y la gente latina se ponían así, pero no se atrevían de frente a insultar o nada ; sencillamente aceptaban. Yo sabía que detrás a veces pasaba sus cositas, pero entonces cuando yo llegaba, todo se arreglaba, todo estaba tranquilo. Peaches and cream. No había ningún problema. Estaba todo bien y, no, los aceptamos, y están todos bien y seguimos lo más bien. 1598 Reacting to Discrimination LM: Si le puedo preguntar, ¿cómo usted manejó, manejaba, maneja ese discrimen? ¿Cómo lo maneja? FM: Bueno, es que yo no me creo ni más, pero tampoco menos que nadie. Y yo hago que me respeten por lo que yo soy. Y yo sencillamente digo, “Tú tienes que valorarme por lo que -- conóceme y después me hablas. Y vamos a vernos y yo hago frente a lo que sea.” Como que me vean y, no es que me imponga, pero hago que me respeten. Tú puede ser que no me quieras o puede ser que no te interese que yo esté aquí, pero vas a tener que aceptarme. Como una canción vieja que decía que no importa cómo me veas, pero vas a tener que amarme. Pues, sí, haga lo que haga, vas a tener que amarme, porque yo no voy para ningún lado. Me vas a tener que aceptar de una forma o de otra. 1676 Lessons Learned from Father LM: Estoy yendo un poco para atrás. ¿Cómo usted llegó de hablar en la parada gay en Nueva York a tomar todos estos roles de liderazgo en la comunidad aquí? FM: Yo creo que mi padre es bien hablador y es sumamente un líder como tal. Y él me enseñó mucho eso. Él era el Santa Claus de la ciudad. Como éramos cuatro hermanos, tenía una guagua y siempre montaba a todos los muchachos y les llevaba y nos llevaba a la bolera y pagaba con todo el mundo, nos llevaba a comer a todo el mundo. Si estábamos haciendo la feria de la ciudad, buscaba chavos para hacer la catedral. Y eso era todos los años. 1814 Getting the Anti-Discrimination Law Passed in Allentown LM: Quería preguntarle un poquito más sobre la ordenanza de antidiscriminación. ¿Puede dar un poco de detalle de qué diría usted que fue lo que logró que esa ordenanza se diera y cómo fue ese proceso? FM: Si se hubiera mantenido el city council que estaba cuando se introdujo la primera vez, no hubiera pasado nada. Fue que la ciudad cambió ; la gente de la ciudad pidieron ese cambio. Y lo pidieron de una tal forma que también cambiaron a la gente que estaban en puestos dentro del city council, botaron a todos los que estaban en su forma retrógrada y pusieron entonces a unas personas mucho más avanzadas y pusieron directamente -- estaba Candida estaba dentro de la misma city council. Abiertamente una persona gay. 1940 What Can Still Be Done for the LGBTQ+ Community LM: Y pensando en ahora, ¿hay algo que usted sienta que hay que hacer? FM: Bueno, creo que debe ser -- yo ahora mismo no estoy muy enterado si ya es una ley federal el no discrimen contra los gais, pero debe ser federal. Creo que todavía, lo tuvimos ahora mismo con Trump, los white supremacists siguen y están avanzados completamente. Y lo que más reivindican, lo que más quieren hacer ellos es dividir y conquistar. Y lo hacen con las minorías más que pueden y con lo que pueden hacer directamente. Y lo vemos que tenemos que aumentar la división de la iglesia y el estado. Sencillamente la iglesia, muchas iglesias, están creciendo por ahí fomentado la desunión, fomentando que esto es algo inmoral, que esto es algo directamente del Demonio y el Demonio va a eliminar a Estados Unidos y va a eliminar todas cosas porque no se están haciendo las cosas como tiene que ser. 2086 Being Gay in Puerto Rico LM: Pensando en Puerto Rico, ¿cómo fue para usted ser un niño de 10 años fuera del closet en Puerto Rico si puedo preguntarle para atrás un poquito? FM: Como mismo te dije, como yo me hacía dar a respetar, yo fui el presidente de mi clase. Todo el mundo lo sabía. Yo era el presidente de la clase, yo fui el presidente de pequeño, estaba llamando a todos los sitios. Fui la primera persona que en un colegio católico de Caguas hice una huelga porque estaban no dejando entrar a unos de nuestros compañeros porque fueron a darle una serenata a unas muchachas en retiro y ellos la pusieron -- entonces, después de que lo que faltaba era un mes para acabarse las clases de cuarto año, querían eliminarlos y no graduarlos. 2203 Being Gay in Puerto Rico versus the Lehigh Valley LM: ¿Cómo usted compara ser un hombre gay en Puerto Rico ahora y en el Lehigh Valley? FM: Fíjate, aquí los dirigentes están más con los gais. Tienen a los católicos, a los religiosos en contra diciendo que se van a ir al Infierno. Está un nuevo partido, que puso ahora uno o dos -- hay dos senadores puestos. Pero están mucho más aceptados ahora mismo en todas las cosas. Aun en la televisión, en todos los sitios. Aunque de vez en cuando, salen sus peleas y sus negaciones, pero es mucho más aceptado, es mucho más visto, mucho más querido. Y creo que en el Lehigh Valley era lo mismo. 2346 Working in Biological Sciences FM: Bueno, yo en el Lehigh Valley, lo de la parada y lo de Human Relations, eso eran mis pasatiempos, como yo decía. Mi trabajo fue directamente dentro del laboratorio. Yo trabajé en el University of Penn, trabajé en Lehigh University, trabajé en OraSure. Trabajé con Biological, trabajé haciendo todas las cuestiones en biología. Y me decían cómo era que yo podía poner la ciencia y estar mirando a la gente. 2418 Attending the Presidents’ Summit FM: También, cuando pasó lo de Presidents’ Summit, que estaba Bush, Clinton, y todos esos, fui uno de los representantes de Lehigh Valley. Estuve en Pensilvania representando a los latinos de Lehigh Valley. Fue una experiencia bastante grande. Conocí a mucha gente allí. Y todo fue directamente, o sea, allí, una de las personas que conocí que me gustó mucho su forma de ser fue Barbara Bush. 2494 Fighting for Other’s Rights FM: Estuve con la comunidad dominicana. Me dieron también una placa presumiendo de que los ayudé bastante a ellos, de que ellos no tenían quién levantar a la bandera ni la bandera dominicana en la ciudad y que no les daban permiso. Y yo luché por ellos para que le dieran el permiso de que levantaran la bandera directamente allí. Tuve buenas relaciones con los peruanos, tuve unas buenas relaciones con... Sencillamente, yo no me limitaba nada más a los puertorriqueños ; eran latinos, gais, o cualquier persona que sufriera directamente una discriminación por parte de alguna persona de que no querían hablar, lo hacía. 2622 Closing Remarks LM: Última pregunta: ¿sabe o piensa que hay alguna otra persona en la comunidad LGBT en el Lehigh Valley que deberíamos nosotros entrevistar para nuestro proyecto de historia oral? FM: Yo te diría si quieres buscar de gente de lo que está pasando ahora, lo nuevo, mi sobrino sería bueno para esas personas. Porque él sabe lo que está pasando ahora directamente dentro del círculo social, cultural y, junto con todo lo demás, laboral y todas las cosas juntos. Y él es abiertamente gay. O sea, él sabe lo que está pasando frente a la demás gente y está trabajando en el school district y sabe las penalidades que conlleva eso, está directamente dentro de él. Felix Molina recalls his early life growing up in Rio Piedras, Puerto Rico, fighting against Latino discrimination and for non-discrimination laws in the Lehigh Valley, and creating space for the Latino community. INTERVIEW WITH FELIX MOLINA FEBRUARY 22, 2022 LAURA MERCEDES: My name is Laura Mercedes, and I am here with Felix Molina to talk about his life and experiences in LGBT organizations in the Lehigh Valley as part of the Lehigh Valley LGBT community oral history project. Our project has funding from the American Council of Learned Societies, and we are meeting on Zoom on February 22nd, 2022. Thank you so much for your willingness to speak with us today, Felix. To start, can you please state your full name and spell it for me? Félix, gracias por estar aquí hoy. Para comenzar, por favor ¿puede decirme su nombre, apellido y deletrearlos? FELIX MOLINA: Okey, mi nombre es Félix Molina. Mi nombre es F-E-L-I-X, Molina, M-O-L-I-N-A. LM: ¿Me puede dar, por favor, su fecha de nacimiento? FM: Tres, tres del &#039 ; 62. LM: Preguntarte consentimiento. ¿Da su consentimiento a completar esta entrevista hoy? FM: Sí. LM: ¿Da su consentimiento a que esta entrevista sea transcrita, digitalizada y publicada en línea en formatos buscables? FM: Sí. LM: ¿Da su consentimiento a que el archivo LGBT utilice su entrevista para propósitos educativos, incluyendo películas, artículos, páginas webs, presentaciones y otros formatos? FM: Sí. LM: ¿Entiende que tendrá 30 días luego del envío electrónico de la transcripción para revisar la entrevista, identificar partes que desee eliminar, y/o retirar en su totalidad la entrevista del proyecto? FM: Sí. LM: Muy bien. Pues, para comenzar, ¿me puede contar sobre los primeros años de su vida y describir su niñez? FM: Bueno, yo nací en Río Piedras, que ahora pertenece a San Juan, aquí en Puerto Rico. Tuve una niñez muy feliz. Desde pequeñito, sabía que era gay. Como a los 10 años, 10 a 12 años, trataron de sobornarme ; me dijeron que tenía que pagar dinero, si no, le iban a decir a mi familia que yo era gay. Yo dije, &quot ; Pues no, yo no voy a pagar nada, así que yo se lo diré a mi familia.&quot ; Me senté con mi familia -- nosotros siempre comíamos todos juntos -- y les dije, &quot ; Bueno, quiero decirles algo: yo soy gay. Si me aceptan, bien, y si no, pues seguiré, pero yo no voy a cambiar mi vida por nadie. Éste soy yo, así que está bien.&quot ; Mis papás me dijeron, &quot ; Eres nuestro hijo, comoquiera te queremos.&quot ; Mi hermano me dijo que ya lo sabía. Quedamos así más o menos. Así que desde esa edad, ya todo el mundo -- yo había salido del closet y había hablado con ellos. A los 18 años, tengo mi primer novio. Mi mamá, molestándome, me decía, &quot ; Tú, aquí, hablando todo el tiempo por teléfono. Y cuando él termina de hablar por teléfono, sabrá Dios si él se va por allí por las calles buscando y estando con otras personas y todo.&quot ; Y yo, &quot ; Pues yo me voy.&quot ; &quot ; No te puedes ir a menos que se lo digas a tu abuela.&quot ; Y digo, &quot ; Eso es fácil.&quot ; Salimos de compras y le digo a mi abuela, &quot ; Mira, abuela, cómprame estas sábanas king.&quot ; Y ella, &quot ; Pero ¿cómo king si la cama tuya es twin?&quot ; &quot ; Ay, es que se me había olvidado. Es que voy a mudarme para casa de unos amigos, y tenemos una cama king.&quot ; Y ella, &quot ; Ah, pues sí, pues yo te la compro si necesitas.&quot ; Yo dije, &quot ; Venga -- se lo dije así -- definitivamente mañana me mudo.&quot ; Y de ahí, me mudé a los 19 años, me mudé de casa. Me fui a vivir con mi amigo, era mayor que yo. Estuvimos viviendo por 12 años. Cuando tenía como 25, yo estaba ahora con una amiga mía, se llamaba Christina Hayworth. Era bien conocida aquí en Puerto Rico. Ella fue la que fundó la parada gay aquí en Puerto Rico. Le invitan a ella y a mí a representar a Puerto Rico en la parada gay de Nueva York. Mi primo estaba enfermo con SIDA en ese tiempo y yo fui entonces para allá para verlo a él y participar de la parada. Y me pusieron en el station, me dieron el micrófono para que hablara. Y dije, &quot ; Bueno, parece mentira de que yo tuve que venir de Puerto Rico a visitar a mi primo, que él tiene tantos amigos aquí, y ninguno habéis ido a visitarle al hospital, teniendo tanto miedo por esta enfermedad que nos está afectando además a muchos de todos nosotros. Tenemos que dejar el miedo y venir y estar nuevamente juntos como hermanos que somos y hacernos procurar uno con el otro.&quot ; La verdad es que fue un orgullo para mí estar en la parada gay en New York y estar en la tarima. Fue una experiencia bien grande para mí. En eso, a los 30, nos dejamos mi amante y yo ; nos separamos. Y yo dije, &quot ; Puerto Rico es muy pequeño para nosotros dos estar aquí separados,&quot ; así que me mudé para Estados Unidos. Me fui para Pensilvania. Allí llegué a New Hope. De New Hope, conocí a una persona que vivía en Bethlehem. Voy para Bethlehem y ahí entonces -- bueno, mi primer amante era ruso. Era ruso. En Bethlehem conozco a un puertorriqueño. Y entonces tuve que ir a Estados Unidos a conocer a un puertorriqueño que fuera entonces a estar conmigo. Estuvimos juntos por 13 años. Pasamos los sinsabores. Cuando llegué a Bethlehem, me di cuenta de que a los puertorriqueños los maltrataban. Definitivamente, discriminaban mucho por los acentos y por qué eras. Pero, más que todo, los mismos puertorriqueños discriminaban más a los puertorriqueños. Yo estaba en una tienda de espejuelos y había una -- yo estaba en la parte de atrás y vino una señora, &quot ; Ah, estas personas deben ponerles otro sitio de que estén esperando, que no pueden estar al lado de uno, que si esto y lo otro, que si me están haciendo -- yo estoy muy nerviosa aquí.&quot ; Y la gerente dijo, &quot ; ¿Él la ha molestado en algo?&quot ; Y ella, &quot ; No, pero su presencia nada más me molesta, y esto y lo otro, que no voy a estar si no, pues que yo no vengo más aquí.&quot ; &quot ; Pues si no quiere venir, no venga, pero él está muy bien y lo vamos a atender a él.&quot ; Voy, se lo digo a mi amigo, y en vez de darme la razón, me dice, &quot ; Sabrá Dios si tú estabas gritando o con la voz tuya intimidaste. Está tu forma de ser, que esto y lo otro.&quot ; Pero la verdad es que nosotros mismos nos tiramos a nosotros mismos. Yo no dije nada, yo no estuve haciendo nada y hasta la misma gerente de la tienda lo vio. O sea que definitivamente no fue que yo estaba haciendo absolutamente nada malo. De ahí, estoy como presidente -- me eligieron. Estaba entonces trabajando en la -- bueno, me fui a trabajar con recycling a traducir todos los papeles de la ciudad al español porque vi entonces la necesidad de que estuvieran las cosas en español. Ahí vino la gran ordenanza de que todo tenía que ser en inglés. Yo estuve peleando bastante con Tropiano y con mi amigo Julio Guridy porque él no hizo nada para quitarla. Él decía, &quot ; Algunas ordenanzas están muertas, ¿para qué pelear por allí?&quot ; Y le digo, &quot ; Porque definitivamente es injusto que esté diciendo que tiene que ser todo en inglés cuando más el porciento de aquí, que hay gente aquí, es en español, y no lo conocen. Así que, yo considero que tú deberías hacer algo para eliminarla,&quot ; lo que nunca hizo. Cuando estuvimos trabajando con eso, me seguí involucrando en las diferentes agencias y caí dentro de la Human Relations Commission. Estuve entonces como representante y en un tiempo entonces fui el presidente de Human Relations. Y estábamos recibiendo ordenanzas directamente para -- lo que bregábamos era más con los del housing y las cosas. Y venían y decían -- en una creyeron que yo iba a decir que no, que estaba mal la gente, que había que autorizar a los latinos estar con la música en alto y todas las cosas. Y digo, &quot ; No, no, no. Eso está mal hecho y los latinos, se supone, tienen que respetar al vecino y tienen que bajar los volúmenes, todas las cosas.&quot ; Y en eso, me hice un poco más susceptible de que si ellos creían que yo porque era latino iba a estar en todo de acuerdo a los latinos, y a todo lo que no era latino iba a estar en contra. De ahí, empezaron entonces para hacerse las ordenanzas de incluir como discrimen a los gais y todo dentro de la ordenanza en Allentown. El consejo no quiso aceptar nada. Y una de las cosas que yo le dije -- o sea, estaban discutiendo si era legal o si era un animal doméstico o si era un animal de granja un cerdo. Y yo dije, &quot ; ¿Para ustedes es más importante adivinar eso pero no le dan la importancia de que una persona que sea gay pueda tener sus derechos para estar viviendo aquí?&quot ; Y eso salió bastante reluciendo en el Morning Call porque después que estuvimos -- nos dejaron hablar por un tiempo en el City Hall porque por ley nos tenían que dejar hablar. Que una vez que terminamos de hablar, empezaron y cambiaron el tema y como si no hubiéramos dicho nada. O sea, nos trataron como nada. De ahí, se fue bastante tiempo. Cambió el City Hall, cambiaron los miembros del city council, y pudimos introducir nuevamente la ordenanza. Y esta vez, sí, pasó por los miembros que estaban y fue un éxito. En ese tiempo estuve también como presidente de -- bueno, antes de ser presidente de la parada puertorriqueña, estaba como miembro. Y había mucho desorden después que se acababa la parada, porque había parada por la Hamilton, parábamos en la -- en aquel día, hacíamos una -- tocaban unas fiestas y unas cosas y esto y lo otro, y ya a las cuatro se paraba de cantazo y todo el mundo para su casa. Y estaban ya todo la gente con la ansia revuelta y lo que hacían era que empezaron entonces a revolucionar los carros y estar caminando y gritando porque querían más fiesta y todo. Y no se hacía más nada. Y tuvimos bastantes problemas porque decían que se iba a eliminar. Los antiguos miembros de la parada dijeron que como castigo a los puertorriqueños, iban a parar la parada un año. Y dije, &quot ; No. A los puertorriqueños no se les tienen que castigar. Y si se para por un año, va a ser más difícil para volver poder a hacerla nuevamente.&quot ; Así que, ahí hicimos elecciones nuevamente y yo salí como presidente. Y dije, &quot ; No, lo que vamos a hacer es que vamos a proporcionar un sitio donde puedan sacar esa energía y quitarla.&quot ; Ahí hicimos entonces la parada y un festival luego de la parada. Una de las cosas que me insistieron mucho fue que incluyera cerveza dentro del festival. Y dije, &quot ; No. Nosotros no necesitamos más para hacernos, así que va a ser sin cerveza, va a ser sin alcohol. Y vamos tener el mejor festival latino sin alcohol y de mucha gente.&quot ; La primera vez que pusimos las solicitudes para quienes querían entrar, una de las primeras que nos trajo la solicitud fue Bradbury del grupo gay poniendo entonces, okey, que querían participar. Y yo, &quot ; Pues claro.&quot ; Y nos presentamos en el comité y el comité todo el mundo dijo que sí, que aceptaba, &quot ; exactamente así vamos a hacerlo, vamos a tenerlo.&quot ; Y estaba Diamonz, estaba Stonewall, estaba Candida y todo el mundo. Incluyendo la press, estuvieron todos participando. Hicimos una semana cultural, en la cual estábamos un día en el club puertorriqueño, otro día en una bolera. E hicimos entonces un día que era gay dentro de la semana cultural, los gais latinos, e íbamos a Stonewall e íbamos a Candida o íbamos a Diamonz y se hacía entonces la noche cultural. La noche cultural dentro de todo se ponía gay. Y fue una aceptación bastante buena de la misma comunidad latina directamente hacia la comunidad gay. Para colmo, estuvimos en un tiempo cuando íbamos a hacer la parada, nos paró el alcalde, dijo que teníamos que pagar la policía anticipadamente. Pero siempre le hemos pagado luego. Se hace la parada y de ahí cuando se recoge el dinero, se paga. &quot ; No, esta vez, si no me das los chavos ahora mismo, no tienes parada.&quot ; Y da la casualidad que la que vino enseguida a nuestra defensa fue Sullivan y nos dio un cheque de 3,000 dólares para que hiciéramos la parada. Y dijo, &quot ; Pues aquí están los chavos.&quot ; &quot ; Ah, ¿ustedes se unen con esa gente?&quot ; &quot ; Pues, mira, bastante bueno que soy, y quiere eliminarnos, aquí están los chavos, así que vamos con la parada.&quot ; Entonces, él mismo quería unirse con el centro. Estaba un grupo de la unión y yo la había puesto diferente. Los políticos siempre iban al frente solos y cada uno iban aparte. Y él cogió a los de la unión, &quot ; No, no, no, yo los quiero a ustedes al lado mío, se vienen conmigo.&quot ; Y yo, &quot ; La unión va atrás, donde yo los puse.&quot ; &quot ; Ah, el alcalde me dijo a mí que yo iba a ir acá.&quot ; Y yo, &quot ; El alcalde no es el que manda en esta parada -- el que manda en esta parada soy yo. Yo soy el presidente y ustedes van allí atrás o se van de la parada. Una de las dos deciden.&quot ; Así que se quedaron en la parte de atrás y fue todo -- removió directamente todo. Tuvimos un buen éxito, se dio una parada bastante bien, llegaron hasta casi en un tiempo -- nos contaron [inaudible] entrando y saliendo de eso que así una parada que estuvo Andy Montañez. Vinieron casi 10 mil a 12 mil personas. Y fue una parada -- estaban todos bien contentos, recibimos bastantes anuncios de que era una parada que no tenía licor y que venía tanta gente celebrando con nosotros. Estaba Kutztown, la gente de Kutztown, el grupo latino, tenían las piraguas, venían muchos artesanos, el gobierno de Puerto Rico nos mandaba artesanos. Teníamos a diferentes pintores y todo directamente allí, había bastante comida. Todo salió bien de las cosas, estuvo A-Treat, nos servía con todo los refrescos. Y aun así, la Budweiser, aunque no bebía -- mandábamos cerveza, durante la semana se podía usar, ellos siempre nos compraban anuncios y nos mandaba para celebrar directamente cuando estábamos en la semana cultural, se mandaba. O sea que aunque no estábamos directamente, ellos siempre estuvieron con nosotros aun así, aunque no usábamos ningún alcohol directamente en la parada. Durante estaba en eso, cambié a PSLC, Pennsylvania Statewide Latino Coalition. Y ahí tuvimos unos guardias de Pensilvania, de Filadelfia, atacaron a un latino y le apretaron tanto la medalla en el pecho que se la incrustaron dentro del pecho y lo mataron. Y cuando fuimos a ver -- eso fue en Shenandoah. La cosa era mucho más mala de lo que parecía. Estaba dentro la policía, la gente de la policía, el juez, el alcalde. Todos estaban incluidos dentro de esa trama en contra de los latinos. Y los White Supremacy estaban dentro. Cuando nosotros vamos, vamos en un grupo, esto y lo otro, estaban detrás de nosotros persiguiéndonos. Yo me eché a reír en una porque ellos se estaban escondiendo y tratando de mirar para dónde yo me había ido y yo había corrido por la parte de atrás y yo estaba ahora detrás de ellos. Yo les dije, &quot ; Hola.&quot ; Y cuando miraron y me vieron atrás, dieron un brinco. &quot ; Ah, ¿qué usted está haciendo aquí? Que usted no puede venir aquí sin pedir permiso.&quot ; Y yo digo, &quot ; Que yo sepa, esto es Estados Unidos y es un país libre, así que yo puedo venir.&quot ; Y el mismo representante, el council viene y me dice a mí lo mismo. Y da la casualidad que me lo dice frente al agente federal. El agente federal le dije, &quot ; Déjeme unas palabritas con usted, porque aquí no hay que pedir permiso para venir a su ciudad y esta no es su ciudad ; esto es ciudad de Estados Unidos y vamos a chequear.&quot ; Estuvieron haciendo las investigaciones necesarias y da la casualidad que la persona que había matado al hispano era nieto del juez. Y los que estaban cubriendo todo, el policía y el jefe de la policía y todo, todos fueron arrestados. Todos fueron completamente. El juez, todos. Y el alcalde, todos se fueron completamente y se llevaron. Pero yo recibí bastantes cartas de los White Supremacy, que me estaban velando, que yo estaba organizando a los latinos y organizando a la gente, que no podían hacer cosas, que me estaban velando, que me tuviera mucho cuidado. Y yo digo, &quot ; Mi dirección es pública, todo es público, así que lo que ustedes quieran hacer, lo pueden hacer. Aquí estoy.&quot ; Y me mandaron cartas. Las tuve que mandar al FBI para que chequearan lo que estaba pasando. Pero todo estuvo bien. Nunca me hicieron nada, así que estaba todo bien. De ahí, estuve un tiempo trabajando en diferentes casos de daños civiles a los latinos y también a los que no eran latinos, solamente eran prejuicios sencillamente porque eran pobres o porque eran gais. Y estuve bastante con una compañía de abogados. De ahí, me dije, &quot ; Okey, ya está bien de tantas cosas.&quot ; Me vine para -- mis padres estaban un poco más enfermos, ya mayores. Así dije, &quot ; Déjame irme para Puerto Rico a estar junto con ellos,&quot ; y decidí venirme para acá hace ya como 12 años que estoy acá. Estoy en Caguas. Estoy tranquilo. Estoy disfrutándome mis viejos, estoy junto aquí. Y extraño mucho todavía porque yo estaba metido -- yo, en un tiempo, estuve hasta en 10 organizaciones a la misma vez y trabajando en todas los diferentes cosas, y ahora no estoy haciendo nada. Ahora lo que me paso es haciendo rompecabezas o viendo películas, todo tranquilo. O sea, ha sido algo bastante diferente a lo que hacía antes. Pero esa ha sido más o menos mi vida en cortas palabras ahí diferente. Y sí, aun así, si veo cualquier discrimen, nunca me quedo callado, ni me quedaré. Siempre lo seguiré haciendo y les deseo la mejor de la suerte a todo lo que ustedes están haciendo. Muchas gracias. ¿Si tiene alguna pregunta? LM: Gracias, sí. ¿Le puedo hacer alguna pregunta? FM: Sí. LM: ¿Cómo usted vio la relación entre la comunidad latina y la comunidad LGBTQ aquí en Lehigh Valley cuando usted estaba aquí trabajando con estos dos aspectos, con estos dos --? FM: Bueno. Yo la vi bien. No sé si era que a mí -- yo me di a respetar mucho. Yo en todos los sitios me hacía respetar y todo el mundo sabía que yo era gay. O sea, yo iba y puse la parada, puse que estaba la carroza gay, teníamos el día gay, que íbamos a la discoteca, que íbamos y salíamos y todas las cosas. Y la gente latina se ponían así, pero no se atrevían de frente a insultar o nada ; sencillamente aceptaban. Yo sabía que detrás a veces pasaba sus cositas, pero entonces cuando yo llegaba, todo se arreglaba, todo estaba tranquilo. Peaches and cream. No había ningún problema. Estaba todo bien y, no, los aceptamos, y están todos bien y seguimos lo más bien. LM: Hablo un poco desde el punto de vista de la comunidad latina, ¿cómo era ser un hombre latino en la comunidad LGBTQ aquí? FM: Era bien discriminante. Me veían como que &quot ; ah, tú eres un latino. Tú no tienes razón de estar aquí metido.&quot ; Muchas veces me pasó en Candida. Sencillamente, me veían como un extraño, de &quot ; ¿por qué tú estás aquí metido? Tú no eres -- nosotros somos aquí -- los americanos somos los que mandamos. Ustedes no tienen de eso, tú tienes que estar escondido en la esquina o afuera y no frente a nosotros. Nosotros somos los que te decimos qué tienes que hacer y dónde hacerlo.&quot ; Y eso sí me encontré mucho. En las barritas chiquitas, así pasaba. Fuera de Allentown y Bethlehem, para los Poconos, había muchas barritas que había que tener miedo para entrar. O sea, te decían claramente, &quot ; No te queremos aquí, ni porque eres latino ni porque eres gay. Fuera de aquí y no te vamos a atender. No te vamos a hacer nada. Lárgate de aquí.&quot ; Y era bien fea. No podías hacer absolutamente nada porque estábamos en su territorio. Pero yo sabía que para Bethlehem o Allentown yo tenía las de ganar, pero si me iba para fuera, para los Poconos, pues yo las que tenía era las de perder, estaba fuera de mi ambiente. Así que me aguantaba, y sabiendo dónde hacer las luchas que tenía que hacerlas. Pero, sí, la comunidad gay Allentown y Bethlehem eran bien reticente de aceptar a otra gente. Máxime, los gais blancos, rubios se creen que se lo merecen todo. Son bonitillos y esto y lo otro, y sencillamente no aceptan a otros que no sean igual que ellos, de ojos azules y todo lo demás. Discriminan mucho con los latinos como tal. Aunque sean gais también. LM: Si le puedo preguntar, ¿cómo usted manejó, manejaba, maneja ese discrimen? ¿Cómo lo maneja? FM: Bueno, es que yo no me creo ni más, pero tampoco menos que nadie. Y yo hago que me respeten por lo que yo soy. Y yo sencillamente digo, &quot ; Tú tienes que valorarme por lo que -- conóceme y después me hablas. Y vamos a vernos y yo hago frente a lo que sea.&quot ; Como que me vean y, no es que me imponga, pero hago que me respeten. Tú puede ser que no me quieras o puede ser que no te interese que yo esté aquí, pero vas a tener que aceptarme. Como una canción vieja que decía que no importa cómo me veas, pero vas a tener que amarme. Pues, sí, haga lo que haga, vas a tener que amarme, porque yo no voy para ningún lado. Me vas a tener que aceptar de una forma o de otra. LM: Estoy yendo un poco para atrás. ¿Cómo usted llegó de hablar en la parada gay en Nueva York a tomar todos estos roles de liderazgo en la comunidad aquí? FM: Yo creo que mi padre es bien hablador y es sumamente un líder como tal. Y él me enseñó mucho eso. Él era el Santa Claus de la ciudad. Como éramos cuatro hermanos, tenía una guagua y siempre montaba a todos los muchachos y les llevaba y nos llevaba a la bolera y pagaba con todo el mundo, nos llevaba a comer a todo el mundo. Si estábamos haciendo la feria de la ciudad, buscaba chavos para hacer la catedral. Y eso era todos los años. Yo cuando niño, me acuerdo que me dieron un libro que era la parada de la iglesia y me dieron la Biblia para que la aguantara. Y como no venían a buscarla, yo cogí, abrí la Biblia, y seguí caminando al frente de todo el mundo y, &quot ; Ay, mira, qué lindo, el nene de la Biblia.&quot ; Y era yo, sencillamente porque no me dijeron más nada, pues seguí caminando al frente de todo el mundo y yo con la Biblia entonces. Y desde ahí, pusieron &quot ; el nene de la Biblia.&quot ; Entonces, caminando siempre al frente de la parada. Pero yo creo que sí, es más siguiendo los pasos de mi padre, directamente, en la parte de ser jefe, de ser -- ¿cómo es? -- un cacique no indio dentro de la parada. LM: Quería preguntarle un poquito más sobre la ordenanza de antidiscriminación. ¿Puede dar un poco de detalle de qué diría usted que fue lo que logró que esa ordenanza se diera y cómo fue ese proceso? FM: Si se hubiera mantenido el city council que estaba cuando se introdujo la primera vez, no hubiera pasado nada. Fue que la ciudad cambió ; la gente de la ciudad pidieron ese cambio. Y lo pidieron de una tal forma que también cambiaron a la gente que estaban en puestos dentro del city council, botaron a todos los que estaban en su forma retrógrada y pusieron entonces a unas personas mucho más avanzadas y pusieron directamente -- estaba Candida estaba dentro de la misma city council. Abiertamente una persona gay. O sea que cogieron y cambiaron directamente el cuerpo -- la gente de Allentown cambió su mentalidad hacia una mentalidad mucho más avanzado y dijeron, &quot ; No, esto ya tiene que acabar, esto tiene que ser.&quot ; Y creo que mucha gente lo hacían porque se educó de que ellos creían que -- al principio, decían de que eso no hacía falta porque eso estaba ya incluido. Ya cuando se les enseñó que eso no estaba incluido. Lo pensaban, pero todavía podía traer y hacer el discrimen porque no era una ley. Mucha gente decía, &quot ; Ah, no. Entonces, la quiero, sí, está bien. Entonces, quiero hacer ese cambio.&quot ; Y se produjo entonces. Directamente, vino la gente a hablar y esta vez sí se escuchó y se hizo el cambio. LM: Y pensando en ahora, ¿hay algo que usted sienta que hay que hacer? FM: Bueno, creo que debe ser -- yo ahora mismo no estoy muy enterado si ya es una ley federal el no discrimen contra los gais, pero debe ser federal. Creo que todavía, lo tuvimos ahora mismo con Trump, los white supremacists siguen y están avanzados completamente. Y lo que más reivindican, lo que más quieren hacer ellos es dividir y conquistar. Y lo hacen con las minorías más que pueden y con lo que pueden hacer directamente. Y lo vemos que tenemos que aumentar la división de la iglesia y el estado. Sencillamente la iglesia, muchas iglesias, están creciendo por ahí fomentado la desunión, fomentando que esto es algo inmoral, que esto es algo directamente del Demonio y el Demonio va a eliminar a Estados Unidos y va a eliminar todas cosas porque no se están haciendo las cosas como tiene que ser. Y debemos saber que eso no es lo que dice en la Biblia, y que tenemos que estar -- yo soy muy religioso. Yo voy siempre a la iglesia. Y eso no es lo que dice en la Biblia. Tenemos que aceptar la división de iglesia y estado y tenemos que ponernos juntos a crear que esa gente no entren en el poder, como tengo miedo de que vaya a pasar en el &#039 ; 24. Sencillamente juntos nuevamente vaya a pasar, porque están bien adentro y tienen unas mentalidades bien retrógradas y solamente piensan en pajaritos preñados y no hacen absolutamente nada por el bien del pueblo. Creen que ellos se lo merecen y que ellos son los que lo saben todo lo tiene que ser para el pueblo. LM: Pensando en Puerto Rico, ¿cómo fue para usted ser un niño de 10 años fuera del closet en Puerto Rico si puedo preguntarle para atrás un poquito? FM: Como mismo te dije, como yo me hacía dar a respetar, yo fui el presidente de mi clase. Todo el mundo lo sabía. Yo era el presidente de la clase, yo fui el presidente de pequeño, estaba llamando a todos los sitios. Fui la primera persona que en un colegio católico de Caguas hice una huelga porque estaban no dejando entrar a unos de nuestros compañeros porque fueron a darle una serenata a unas muchachas en retiro y ellos la pusieron -- entonces, después de que lo que faltaba era un mes para acabarse las clases de cuarto año, querían eliminarlos y no graduarlos. Y quedamos en acuerdo de que ellos se graduaran, que no pasaran por la graduación, pero que tenían que graduarse y tenían que coger los exámenes. Y quedamos en ese acuerdo, y yo levanté entonces a la gente. Pero todo el mundo nos sentamos al frente del portón y no dejábamos que pasara ningún carro, dejar ni nadie ni nada. No podían entrar. Y eso me costó la medalla del pensamiento del estudiante. Pero me gustó más tener a mis amigos, en su posición, que tener cualquier medalla que me hiciera tener que doblegar mis pensamientos de lo que realmente era verdad para nuestra comunidad. LM: ¿Cómo usted compara ser un hombre gay en Puerto Rico ahora y en el Lehigh Valley? FM: Fíjate, aquí los dirigentes están más con los gais. Tienen a los católicos, a los religiosos en contra diciendo que se van a ir al Infierno. Está un nuevo partido, que puso ahora uno o dos -- hay dos senadores puestos. Pero están mucho más aceptados ahora mismo en todas las cosas. Aun en la televisión, en todos los sitios. Aunque de vez en cuando, salen sus peleas y sus negaciones, pero es mucho más aceptado, es mucho más visto, mucho más querido. Y creo que en el Lehigh Valley era lo mismo. Lo único que, como te dije, la diferencia entre los white supremacists gais, los blanquitos de ojos azules, frente a los latinos y frente a la demás gente, y aquí no se encuentra eso sencillamente porque todos somos de diferentes colores y todas las cosas. Aquí lo que tiene es que el que tiene el cuerpo mejor y va mucho a la playa y hace ejercicio y esto y lo otro, a todos nosotros que somos gorditos nos tiran para el lado. Pero con eso no se puede hacer más nada. A mí me gusta comer y yo no voy a dejar de comer para que alguien me quiera. Si me quieren, que me quieran así -- gordito. Si no, que no me quieran. LM: Estamos ya llegando al final. No sé si haya algo que no haya dicho que quiera decir, algo de lo cual quiere hablar o que quiera expandir sobre su trabajo en Lehigh Valley, sobre su historia, sobre lo que usted quiera. FM: Bueno, yo en el Lehigh Valley, lo de la parada y lo de Human Relations, eso eran mis pasatiempos, como yo decía. Mi trabajo fue directamente dentro del laboratorio. Yo trabajé en el University of Penn, trabajé en Lehigh University, trabajé en OraSure. Trabajé con Biological, trabajé haciendo todas las cuestiones en biología. Y me decían cómo era que yo podía poner la ciencia y estar mirando a la gente. Yo no creo que hay una diferencia. Sencillamente, es la persona. O sea, la ciencia mira mucho lo que son los datos para tomar entonces tu decisión. Y con la gente es lo mismo. O sea, tú los tenías que mirar y tomar entonces tu decisión de cómo actuar frente a ellos y cómo seguirlos. Y yo tuve la dicha de que mis jefes siempre me dieron las oportunidades de que podía tener un horario flexible y podía hacer todas las cosas que yo quería aun teniendo entonces eso, estaba directamente. También, cuando pasó lo de Presidents&#039 ; Summit, que estaba Bush, Clinton, y todos esos, fui uno de los representantes de Lehigh Valley. Estuve en Pensilvania representando a los latinos de Lehigh Valley. Fue una experiencia bastante grande. Conocí a mucha gente allí. Y todo fue directamente, o sea, allí, una de las personas que conocí que me gustó mucho su forma de ser fue Barbara Bush. Era tremenda persona, bien open mind. Tenía su forma de ser y cómo miraba las cosas y cómo miraba a la demás gente y cómo ella se pronunciaba. Creo que fue una de las personas que me impresionó bastante. Fui bastante junto con Ridge, el gobernador, Tom Ridge. Él fue el que me dio la placa de primer Latino Award de Pensilvania. También la tengo bastante bien. Tuve unas buenas relaciones con ellos, directamente bregando con los asuntos de latinos, bregando juntos con todas las cosas. Estuve con la comunidad dominicana. Me dieron también una placa presumiendo de que los ayudé bastante a ellos, de que ellos no tenían quién levantar a la bandera ni la bandera dominicana en la ciudad y que no les daban permiso. Y yo luché por ellos para que le dieran el permiso de que levantaran la bandera directamente allí. Tuve buenas relaciones con los peruanos, tuve unas buenas relaciones con... Sencillamente, yo no me limitaba nada más a los puertorriqueños ; eran latinos, gais, o cualquier persona que sufriera directamente una discriminación por parte de alguna persona de que no querían hablar, lo hacía. Tuve una vez en Filadelfia un pastelero que no le querían pagar los chavos, lo querían mantener fuera de que no querían darle el dinero porque supuestamente él renunció y se estaba yendo. Dije, &quot ; Pero si él te dio las dos semanas, entrenó a la persona que va a estar por él, ¿y no le quiere aun dar...?&quot ; &quot ; Ah, pero es que yo quería que él estuviera aquí por más tiempo.&quot ; Y yo, &quot ; Pero es que él tiene un hijo que está muriéndose en su ciudad y él tiene que irse para allá. Así que tú le vas a pagar y se lo vas a pagar ahora.&quot ; &quot ; Ah, pero que usted... Yo vine con la prensa.&quot ; Y la prensa le dijo, &quot ; Yo no sabía que era con Félix que ibas a luchar, así que mejor que le pague porque yo con Félix no voy a luchar, así que te toca pagarle.&quot ; Y, okey, pues le pagaron y se fue él directamente. O sea, fue bastante -- fueron muchas las luchas. Y me siento orgulloso de lo que pude hacer en defensa de las personas que estuve para yo lograrlo. LM: Nosotros estamos orgullosos de usted, y de todo lo que ha hecho. ¿Algo más que quiera añadir o alguna otra historia que quiera contar? FM: No por ahora. LM: Última pregunta: ¿sabe o piensa que hay alguna otra persona en la comunidad LGBT en el Lehigh Valley que deberíamos nosotros entrevistar para nuestro proyecto de historia oral? FM: Yo te diría si quieres buscar de gente de lo que está pasando ahora, lo nuevo, mi sobrino sería bueno para esas personas. Porque él sabe lo que está pasando ahora directamente dentro del círculo social, cultural y, junto con todo lo demás, laboral y todas las cosas juntos. Y él es abiertamente gay. O sea, él sabe lo que está pasando frente a la demás gente y está trabajando en el school district y sabe las penalidades que conlleva eso, está directamente dentro de él. LM: ¿Cuál es su nombre? FM: José Ángel Molina Agosto. LM: Gracias. Muchas gracias por su tiempo y por compartir, por abrirse a nosotros y contarnos su historia. Y gracias a todos por escuchar. Voy a darle pausa, no se vaya. INTERVIEW WITH FELIX MOLINA FEBRUARY 22, 2022 LAURA MERCEDES: My name is Laura Mercedes, and I am here with Felix Molina to talk about his life and experiences in LGBT organizations in the Lehigh Valley as part of the Lehigh Valley LGBT community oral history project. Our project has funding from the American Council of Learned Societies, and we are meeting on Zoom on February 22nd, 2022. Thank you so much for your willingness to speak with us today, Felix. To start, can you please state your full name and spell it for me? Felix, you for being here today. To start, could you please tell me your name and last name and spell them? FELIX MOLINA: Okay, my name is Felix Molina. My name is F-E-L-I-X, Molina, M-O-L-I-N-A. LM: Could you please give me your date of birth? FM: Three, three, '62. LM: Can I ask for your consent. Do you consent to doing this interview today? FM: Yes. LM: Do you consent to this interview being transcribed, digitalized, and published online in searchable formats? FM: Yes. LM: Do you consent to the LGBT file using your interview for educational purposes, including films, articles, websites, presentations and other formats? FM: Yes. LM: Do you understand that you will have 30 days after the electronic delivery of the transcription to revise the interview, identify parts that you wish to redact, and/or to withdraw the interview from the project completely? FM: Yes. LM: Okay. Well, to start, could you tell me about the first few years of your life and describe your childhood? FM: Well, I was born in Rio Piedras, which now belongs to San Juan here in Puerto Rico. I had a really happy childhood. I've known I was gay since I was little. When I was about 10, 10 to 12, I was blackmailed ; they said I had to pay money, and if I didn't, they would tell my family that I was gay. I said, &quot ; Well, no, I'm not going to pay anything, so I'll tell my family.&quot ; I sat down with my family -- we always had lunch all together -- and I told them, &quot ; Well, I want to tell you something: I'm gay. If you accept me, great, and if not, then I'll keep going, but I'm not going to change my life for anyone. This is me, so it's okay.&quot ; My parents told me, &quot ; You're our son, we love you anyway.&quot ; My brother told me he already knew. That's pretty much how we left it. So, since that age, everyone -- I had already come out of the closet and talked to them. When I was 18, I had my first boyfriend. My mom would bother me saying, &quot ; You're here talking on the phone all the time. And when he's done talking on the phone, God knows where he goes out looking for and hanging out with people and all that.&quot ; And I said, &quot ; Well, I'm leaving.&quot ; &quot ; You can't leave until you tell your grandma.&quot ; And I said, &quot ; That's easy.&quot ; We went out shopping and I said to my grandma, &quot ; Look, Grandma, buy me these king-sized bedsheets.&quot ; And she said, &quot ; Why king if your bed's a twin?&quot ; &quot ; Oh, I forgot. I'm going to move in with some friends and we have a king bed.&quot ; And she said, &quot ; Oh, okay, I'll buy them for you if you need them.&quot ; And I said, &quot ; Okay,&quot ; I told her just like that, &quot ; I'm moving tomorrow for sure.&quot ; And so, when I was 19 years old, I moved out of my house. I went to go live with a friend, he was older than me. We lived together for 12 years. When I was about 25, now I was with a friend of mine, her name was Christina Hayworth. She was well known here in Puerto Rico. She was the one who founded the gay pride parade here in Puerto Rico. She and I were invited to represent Puerto Rico in the gay pride parade in New York. My cousin had AIDS at that time and so I went there to visit him and to participate in the parade. And they put me in the station, they gave me the microphone to say something. And I said, &quot ; Well, it's hard to believe I had to come from Puerto Rico to visit my cousin, and he has so many friends here, and none of you went to visit him at the hospital, being so afraid of this disease that's affecting so many of us. We have to forget about our fears and come together again like the brothers that we are and be there for each other.&quot ; Honestly it was an honor for me to be in the gay pride parade in New York and to be on the platform. It was a great experience for me. And when I was 30, my lover and I broke up ; we separated. And I said, &quot ; Puerto Rico is too small for the both of us to be here broken up,&quot ; so I moved to the United States. I moved to Pennsylvania. And I arrived in New Hope. In New Hope, I met someone who lived in Bethlehem. I went to Bethlehem and then -- well, my first lover was Russian. He was Russian. In Bethlehem I met a Puerto Rican. And so, I had to go to the United States to meet a Puerto Rican who would then be with me. We were together for 13 years. We had some hard times. When I got to Bethlehem, I realized that Puerto Ricans were mistreated. They definitely discriminated more because of our accents. But more than anything else, Puerto Ricans themselves discriminated against other Puerto Ricans. I was in an eyeglass store and there was a -- I was in the back and a woman came up, &quot ; Oh, you should put these people somewhere else to wait, they can't be next to people, this and that, they're making me -- I'm really nervous here.&quot ; And the manager said, &quot ; Is he bothering you?&quot ; And she said, &quot ; No, but his presence is bothering me, this and that, I'm not going to be here, I won't come here anymore.&quot ; &quot ; Well, if you don't want to come here, then don't come, but he's okay and we're going to help him.&quot ; So I go and tell my friend and instead of agreeing with me, he says, &quot ; God knows if you were yelling or something or being intimidating with that voice of yours. It's the way you are, this and that.&quot ; But we're really just hard on each other. I didn't say anything, I wasn't doing anything and even the store manager saw it. So, I definitely wasn't doing anything wrong. So then, I was president -- I was chosen. I was working in the -- well, I went to work in recycling to translate all of the papers around the city into Spanish because I saw the need then for things to be in Spanish. There came the great ordinance that everything had to be in English. I fought quite a lot with Tropiano and my friend Julio Guridy because he didn't do anything to change it. He'd say, &quot ; Some laws are dead, why keep fighting?&quot ; And I said, &quot ; Because it's completely unfair that you're saying that everything has to be in English when the percentage of people from here, there are people here, it's in Spanish, and they don't know it. So, I think you should do something to get rid of it,&quot ; which he never did. When we were working on that, I was still involved with other agencies, and I fell into the Humans Relations Commission. I was a representative and later I was the president of Human Relations. And we were getting laws directly for -- we were mostly fighting with the housing people and all that. And they came and they said -- they thought that I was going to say no, that the people were wrong, that you had to allow Latinos to have their music on loud and all that. And I said, &quot ; No, no, no. That's wrong and Latinos should have to respect their neighbors and turn down the volume, and all that.&quot ; And in that way, I became susceptible to them thinking that because I was Latino, I was going to agree with everything the Latinos did and against anything that wasn't Latino. So then, they started trying to have gay discrimination laws included in Allentown's ordinance. The counselor didn't want any of it. And one of the things that I told him -- I mean, they were debating about whether it was legal or if a pig was a domesticated animal or a farm animal. And I said, &quot ; To you it's more important to figure that out but you don't care if a gay person has rights here?&quot ; And that ended up standing out in The Morning Call because after we were -- they let us talk for a while in the City Hall because they -- by law, they had to let us. Once we were done talking, they went and changed the subject as if we hadn't said anything. So, they treated us like nothing. Then, a while passed. The City Hall changed, the members of the city council changed, and we could reintroduce the law. And this time it did pass because of the city council members, and it was a success. In that time, I was also the president of -- well, before I was the president of the Puerto Rican Parade, I was a member. And after the parade was over it was really chaotic because the parade was on Hamilton Street, we stopped in the -- back then, we did a -- they had parties and things like that, and then at four everything suddenly stopped and everyone had to go home. And everyone was all fired up and what they did was they started to rev car engines and walk around yelling because they wanted to keep the party going and everything. And there wasn't anything else. And we had a lot of problems because they said it would get taken away. The old members of the parade said as a punishment to the Puerto Ricans, they were going to cancel the parade for a year. And I said, &quot ; No. You don't have to punish the Puerto Rican people. And if it's cancelled for a year, it's going to be harder to start it back up again.&quot ; So, then we had the elections, and I was elected president. And I said, &quot ; No, what we're going to do is we're going to provide a place where they can get rid of all that energy.&quot ; And then we did the parade and a festival after the parade. One of the things that they really insisted on was having beer in the festival. And I said, &quot ; No. We don't need anything else, so there won't be any beer, there won't be any alcohol. And we're going to have the best Latino festival without alcohol and with lots of people.&quot ; The first time we opened applications for who could participate, one of the first applications that was handed in was from Bradbury from the gay group saying, okay, they want to participate. And I said, &quot ; Of course.&quot ; And we presented it in the committee and the committee and everyone said yes, they accepted, &quot ; we're going to do it just like that, we're going to have it.&quot ; And Diamonz was there, Stonewall was there, Candida was there and everyone. All of them were there. The press, all of them were there to participate. We had a cultural week, where one day we were in the Puerto Rican club, another day in the bowling alley. And we did one day during the cultural week that was for gays, Latino gays, and we went to Stonewall and we went to Candida or we went to Diamonz and then we had cultural night. The cultural night would get gay. And it was a pretty great acceptance on the part of the Latino community directly towards the gay community. On top of that, when we were getting everything ready for the parade, the mayor stopped us and he said we had to pay the police officers beforehand. But we had always paid them afterwards. We had the parade and then when we got the money together, we paid them. &quot ; No, this time if you don't give me the money right now, you can't have a parade.&quot ; And as it happens, the person who came to our defense right away was Sullivan and he gave us a 3,000-dollar check so we could have the parade. And he said, &quot ; Here's the money.&quot ; &quot ; Ah, you guys are joining them?&quot ; &quot ; Well, look, I'm a good person and you want to get rid of us, here's the money ; we're going to have the parade.&quot ; So, he himself wanted to join the center. He was in a union group, and I'd put them in a different spot. Politicians always went up front by themselves and everyone else went separately. And he grabbed the union people and said, &quot ; No, no, no, I want you guys next to me, you're coming with me.&quot ; And I said, &quot ; The union goes in the back, where I put them.&quot ; &quot ; Oh, the mayor told me that I should be here.&quot ; And I said, &quot ; The mayor isn't in charge of the parade -- I'm in charge of the parade. I'm the president and you will go to the back, or you won't be in the parade. You decide.&quot ; So, they stayed in the back, and everything was -- it shook everything up. We had a lot of success, we had a really great parade, at one point they almost got to -- they told us [inaudible] coming and going in a parade where Andy Montañez came. Almost 10,000 to 12,000 people came. And it was a parade -- everyone was really happy, we got lots of ads that it was a parade that didn't have liquor and so many people came to celebrate with us. Kutztown was there, people from Kutztown, the Latino group, they had snow cones, a lot of artisans came, the Puerto Rican government sent us artisans. We had a bunch of different painters and everything there, there was a lot of food. Everything went well, there was A-Treat, they served us all the refreshments. And even so, Budweiser, even though we didn't drink -- didn't order any beer to consume during the week, they always put out advertisements for us to celebrate when we had the cultural week. So even though we never consumed any kind of alcohol during the parade, they were always there supporting us. While I was doing that, I changed to PSLC, the Pennsylvania Statewide Latino Coalition. And there, we had some police officers from Pennsylvania, from Philadelphia, who attacked a Latino man, and they punched his chest with a piece of metal and they drove it into his chest so hard that it killed him. And when we went to see -- that was in Shenandoah. It was a lot worse than it seemed. The police was in on it, people from the police, the judge, the mayor. Everyone was in on the plot against Latinos. And the white supremacy was there. When we went, we went in a group and everything, they were behind us following us. And I laughed at one because they were hiding and trying to see where I'd gone, and I'd ran to the back and I was behind them. And I said, &quot ; Hi.&quot ; And when they looked back and saw me, they jumped. &quot ; Ah, what are you doing here? You have to have permission to be here.&quot ; And I said, &quot ; As far as I know, this is the United States and it's a free country, so I can come.&quot ; And the representative, the council came up and told me the same thing. And it just so happened that they said it to me in front of a federal officer. The federal officer said, &quot ; Let me have a few words with you, because you don't have to ask permission to come to this city and this isn't your city ; this city belongs to the United States and we're going to check.&quot ; They did the necessary research, and it turns out that the person who'd killed the Hispanic man was the judge's grandson. And the people who were covering it all, the police and the chief of police and everything, were all arrested. Everyone left. The judge, everyone. And the mayor, everyone left. But I got a lot of letters from white supremacists, saying they were watching me, that I was bringing Latinos together and I was organizing people, that I couldn't do things, that they were watching me, that I should be very careful. And I said, &quot ; My address is public information, everything's public, so whatever you want to do, you can do it. Here I am.&quot ; And they sent me letters. I had to send them to the FBI so they could check out everything that was going on. But everything was fine. They never did anything to me, so everything was fine. Then I worked on different civil claims cases for Latinos for a while and also for those who weren't Latino, they were just prejudices because they were poor or because they were gay. And I worked with a law firm for quite a while. And then, I said, &quot ; Okay, that's enough for now.&quot ; I came back -- my parents' health was declining, they were getting older. So, I said, &quot ; Let me go back to Puerto Rico to be with them,&quot ; and I decided to go back and I've been back here for about 12 years now. I'm in Caguas. I'm relaxed. I'm enjoying being here with my parents. And I still really miss it because I was in -- at one point, I was in more than 10 different organizations at once and working on all kinds of things, and now I'm not doing anything. Now I spend my time doing riddles, watching movies, relaxing things. So, it's pretty different from what I was doing before. But that's my life in a nutshell more or less. And yes, even still, if I see any kind of discrimination, I never keep quiet, and I never will. I'll always do that, and I wish you all the best of luck with what you're doing. Thank you very much. Do you have any questions? LM: Yes, thank you. Could I ask you a question? FM: Yes. LM: How did you see the relationship between the Latino community and the LGBTQ community here in Lehigh Valley when you were here working with those two aspects, with those two --? FM: Well. I thought it was good. I don't know if it was that -- I made people respect me. I made people respect me wherever I was and everyone knew that I was gay. I mean, I went and I started the parade, I was on the gay float, we had the day for gays, we went to the clubs, we were coming and going and all that. And Latinos would get like that, but they wouldn't insult me to my face or anything ; they just accepted it. And I knew that sometimes things went on when I wasn't there, but when I got there, everything was okay, everything was fine. Peaches and cream. There weren't any problems. Everything was fine and, no, we accept them, and everyone's fine and we're still great. LM: Speaking from the perspective of the Latino community, what was it like to be a Latino man in the LGBTQ community here? FM: It was pretty discriminatory. They saw me as, &quot ; oh, you're Latino. You have no reason to be here.&quot ; It happened to me a lot in Candida. They just saw me as an outsider, like, &quot ; why are you here? You're not -- we're here -- us Americans are in charge here. You don't have that ; you have to go hide in the corner or away from here and not around us. We're the ones who tell you what you can do and where you can do it.&quot ; And I saw that a lot. In the small bars, that's what happened. Outside of Allentown and Bethlehem, in the Poconos, there were a lot of small bars that you had to be scared to walk into. I mean, they'd tell you right to your face, &quot ; We don't want you here because you're Latino and you're gay. Get out of here, we're not going to serve you. We're not going to do anything. Get out of here.&quot ; And it was really awful. We couldn't do anything because we were in their territory. But I knew that around Bethlehem or Allentown I was okay but if I left and went to the Poconos, I was in a bad place, I was out of my element. So, I put up with it, knowing when to fight the fights that I had to. But yes, the gay community in Allentown and Bethlehem were really reluctant to accept outsiders. Especially the white gays, the blondes who thought they deserved everything. They're cute and whatnot, and they just don't accept others who aren't exactly like them, blue-eyed and all that. They discriminate a lot against Latinos. Even if they're gay, too. LM: If I could ask, how did you, do you deal with that discrimination? How do you deal with it? FM: Well, I just don't believe that I'm more than, but also not less than anyone. And I make people respect me for who I am. And I just say, &quot ; You have to value me for what -- get to know me and then we'll talk. And we're going to see each other, and I'll face anything I have to.&quot ; They see me and, it's not that I command it, but I make people respect me. You could not love me, or you could not want me here, but you're going to have to accept me. It's like an old song that says it doesn't matter how you see me, but you're gonna have to love me. Well, yes, whatever you do, you're going to have to love me because I'm not going anywhere. You're going to have to accept me one way or another. LM: I'm going to go back a little bit. How did you go from speaking at the Gay Pride Parade in New York to having all of these leadership roles in the community here? FM: I think my father is pretty talkative and he's extremely a leader as such. And he taught me a lot of that. He was the city's Santa Claus. Since he had four kids, he had a bus and he'd always get all the kids in and take them and he'd take us to the bowling alley and he paid for everyone, he'd take all of us out to eat. If we were having the town fair, he'd look for money to make the cathedral. And that was every year. And when I was a little boy, I remember they gave me a book that was the church parade and they gave me the Bible for me to hold. And since they didn't come looking for it, I grabbed it, opened the Bible, and kept walking in front of everyone and, &quot ; oh, look how cute, the little Bible boy.&quot ; And that was me, just because no one said anything to me, I kept walking in front of everyone and I had the Bible. And so then, they gave me the nickname &quot ; little Bible boy.&quot ; So, I'd always walk in the front of the parade. But yeah, I think I've more just been following my father's footsteps, around being a boss, being -- what is it? -- a non-Native-American chief in the parade. LM: I wanted to ask you a little bit more about the anti-discrimination law. Could you go into a little bit more detail about what you think helped that law to get passed, and what that process was like? FM: If the city council members who were there before when it was first introduced were still there, nothing would've happened. The city changed ; the people of the city asked for that change. And they asked for it in such a way that the people who had positions in the city council, they threw out the ones who were old-fashioned in their ways and replaced them with people who were much more advanced, and they put -- Candida was there in the city council -- An openly gay person. So, they went and they completely changed the body -- the people of Allentown's mentality changed to one that was much more advanced and they said, &quot ; No, this has to stop, it has to be this way.&quot ; And I think a lot of people did that because they educated themselves because they thought that -- at first, they said it wasn't necessary because it was already included. And then they learned that it wasn't included. They thought it was, but you could still get away with discrimination because it wasn't a law. A lot of people said, &quot ; Oh, no. So, I want it, yes, that's right. Then I want that change.&quot ; And so it happened. The people came to speak and this time their voices were heard, and the change was made. LM: And thinking about it now, is there anything you feel needs to be done? FM: Well, I think it should -- right now I'm not exactly sure if the nondiscrimination law for gays is federal yet but it should be. I think still, we just had it with Trump, the white supremacists are still here and they're completely advanced. And what they defend the most, what they want the most is to divide and conquer. And they're doing that with minorities as much as they can and with whatever they can. And we also see that we have to strengthen the separation between church and state. The church, many churches, are growing and encouraging that division among the people, claiming that this is immoral, that it's coming straight from the devil and the devil is going to put an end the United States and put an end to everything because they're not doing things how they should be done. And we have to understand that that's not what it says in the Bible, and we have to be -- I'm very religious. I always go to church. And that's not what it says in the Bible. We have to accept the separation of church and state and we have to come together so that those people don't come into power, which I'm afraid is going to happen in '24. It's going to happen to us again because they're in really deep and they have really outdated mindsets and they only have their heads in the clouds, and they don't do anything for the good of the people. They think they deserve it and that they're the only ones who know what's best for the people. LM: Thinking about Puerto Rico, what was it like for you to be a 10-year-old kid who was out of the closet, if I could go back a little bit? FM: Like I said, since I earned others' respect, I was the class president. Everyone knew. I was the president of the class, I was the president when I was little, I called all over the place. I was the first person in a Catholic Church in Caguas who went on strike because they weren't letting some of our classmates go in because they went to serenade some girls at a retreat and they put -- so when there were only one month left to graduate senior year, they wanted them to be expelled and not to graduate. And we came to the agreement that they would graduate, they wouldn't go to graduation, but they had to graduate and they had to get their exams. And we came to that agreement, and I got the people going. But all of us sat in front of the school and didn't let any cars or any people get by. They couldn't get in. And that cost me the critical thinking medal. But I preferred to have my friends in their position than to have any medal that made me give up what I thought was really right for our community. LM: How would you compare being a gay man in Puerto Rico now to in the Lehigh Valley? FM: Well, here leaders support gay people more. They have Catholics, religious people against them saying that they're going to go to Hell. There's a new political party, which now has one or two -- they have two senators. But they're much more accepting of everything now. On TV, everywhere. But sometimes they have their disputes and negotiations, but it's much more accepted, much more popular, much more embraced. And I think it was the same in Lehigh Valley. The only thing was, like I said, the difference between the gay white supremacists, the blonde, blue-eyed gays, against Latinos and everyone else, and here you don't see that because we're all different colors and everything. The only thing here is if you have a better body and go to the beach a lot and work out and all that, us chubby people are cast aside. But you can't do much about that. I like to eat and I'm not going to stop eating to make someone love me. If you love me, love me as I am -- chubby. If not, then don't love me. LM: We're coming up to the end of the interview. I don't know if there's anything you haven't said that you want to say, anything you want to talk about or expand upon about your work in Lehigh Valley, about your story, about whatever you want. FM: Well, in Lehigh Valley, the parade and my position in human resources were my hobbies, like I said. My job was in the lab. I worked at the University of Penn, I worked at Lehigh University, I worked at OraSure. I worked with Biological, working on all of the biological issues. And they asked me, how can you work in science and also look out for the people? I don't think there's a difference. It's simply the person. I mean, science has you look at the facts in order to make a decision. And with people it's the same thing. I mean, you have to look at them and then decide how to act in front of them and how to follow them. And I was lucky enough that my bosses always allowed me to have a flexible schedule and to do all of the things that I wanted and still have that, directly. Also, during the Presidents' Summit, with Bush, Clinton, and all of them, I was one of the representatives of Lehigh Valley. I was in Pennsylvania representing the Latinos in Lehigh Valley. That was a really great experience. I met a lot of people there. And everything was, I mean, one of the people I met there who I really liked, her nature, was Barbara Bush. She was a really impressive person, really open-minded. Her nature, the way she saw things and how she looked out for others and how she expressed herself. She was someone who really impressed me. I spent time with Ridge, the governor, Tom Ridge. He was the one who presented me with the plaque for the first Latino Award in Pennsylvania. I also have it pretty well. I had a good relationship with them, fighting for Latino issues, fighting alongside them for everything. I was with the Dominican community. They also gave me a plaque to show that I helped them because they couldn't raise the flag or the Dominican flag in the city and they weren't allowed. And I fought for them so they would be allowed to raise their flag there. I had a good relationship with Peruvians, I had a good relationship with... Really, I didn't limit myself to just helping Puerto Ricans ; I helped Latinos, gays, or anyone who was suffering any kind of discrimination on behalf of someone else, if they didn't want to talk, I did. One time there was a baker in Philadelphia who wasn't getting paid, they wanted him to leave without paying him because supposedly he quit and was leaving. I said, &quot ; But he gave you his two weeks' notice, he trained the person who was replacing him, and you don't want to give him...?&quot ; &quot ; Oh, but I wanted him to stay longer.&quot ; And I said, &quot ; But he has a son who's dying in his city, and he has to go back. So, you're going to pay him and you're going to pay him now.&quot ; &quot ; Ah, but you... I came with the press.&quot ; And the press said, &quot ; I didn't know you were fighting against Felix, so you better pay him because I'm not going to fight against Felix, so you have to pay him.&quot ; And okay, they paid him, and he left. So, it was pretty -- I fought a lot of fights. And I'm proud of myself for what I did to defend people and that I was there to achieve that. LM: We're proud of you, and everything that you've done. Is there anything else you'd like to add or any other story you'd like to tell? FM: Not for now. LM: Last question: do you know of anyone or think there's someone else in the LGBT community in Lehigh Valley that we should interview for our oral history project? FM: I'd say that if you want to find someone who knows what's happening now, the new stuff, a good person would be my nephew. Because he knows what's happening now in social circles, cultural circles, labor and all of that. And he's openly gay. So, he knows what's happening to people and he's working in the school district and knows about the hardships that come with that, he's living it. LM: What's his name? FM: José Ángel Molina Agosto. LM: Thank you. Thank you so much for your time and for sharing, for opening up to us and telling us your story. And thanks to everyone for listening. I'm going to press pause, don't leave. Copyright for this oral history recording is held by the interview subject. video This oral history is made available with a Creative Commons Attribution Non-Commercial 4.0 International License (CC BY-NC 4.0). The public can access and share the interview for educational, research, and other noncommercial purposes as long as they identify the original source. 0

Files

Molina_screenshot.png
MolinaFelix 20220222_ENGLISH.pdf


Citation

“Felix Molina, February 22, 2022,” Lehigh Valley LGBT Community Archive Oral History Repository, accessed April 19, 2024, https://trexlerworks.muhlenberg.edu/lgbt_oralhistory/items/show/53.